Campaña a empresas

Los seres humanos tenemos una gran dependencia del sentido de la vista, esta es la razón básica por la que resulta fundamental protegerla frente a las agresiones externas. Los riesgos oculares varían según los puestos de trabajo y requieren distintas exigencias visuales, lo que obliga a que los EPI (equipos de protección individual) sean los adecuados para cuidar la salud visual y evitar accidentes laborales.

Escoger la protección visual adecuada


La empresa debe conocer los riesgos de cada puesto e indicar la protección necesaria para proteger a sus trabajadores. Una vez que tenemos acotado el tipo o tipos de riesgos frente a los cuales debemos protegernos, hemos de saber que existen distintos diseños de protectores oculares —gafas de montura universal, gafas de montura integral y pantallas— y que cada uno está destinado a proteger de ciertos riesgos, pero no de todos.

¿Qué ofrecemos?