Tips para cuidar los lentes

1.-Limpia tus lentes con una técnica adecuada.

Los cristales nunca deben limpiarse en seco. Para ello puedes utilizar limpiadores en spray de uso comercial o, en su defecto, jabón neutro o jabón líquido transparente. Procura no utilizar jabones con altas concentraciones de solventes o alcohol.
Después de aplicar la solución de limpieza, frota suavemente las dos caras de los cristales o micas con un paño de microfibra o una toallita húmeda. Seca los cristales con la microfibra o un pañuelo desechable.

2.-Cómo ponerte y quitarte los lentes.

Siempre sujeta tus lentes por la montura. Procura hacerlo en todo momento con ambas manos y tomando las dos varillas al mismo tiempo. Si únicamente sujetas una varilla, aumenta la fuerza sobre la bisagra del lado contrario y puede causar roturas.
Recuerda: usa siempre las dos manos al mismo tiempo sin forzar las varillas.

3.-Usa accesorios para proteger tus lentes.

Los estuches son accesorios indispensables si queremos mantener nuestras gafas en buen estado durante más tiempo. Los estuches rígidos son muy importantes para guardar y transportar tus lentes sin riesgo de que se rompan. 

4.-Nunca apoyes los lentes sobre los cristales.

Si debes recargar o apoyar tus lentes sobre cualquier superficie, apóyalos sobre la montura. Nunca los dejes boca abajo (sobre los cristales) para evitar que estos se rayen. De la misma manera, nunca los dejes apoyados sobre el suelo, sillas, sillones u otra superficie baja.

5.-Ante cualquier imperfección, lleva tus lentes con el especialista.

Un solo descuido puede desajustar las micas sobre la montura, desajustar las varillas o rayar los cristales. Si te sucede alguna de estas situaciones, no trates de corregirlo por tu cuenta. Deja esta labor a los especialistas en las ópticas, quienes además cuentan con las herramientas apropiadas para realizar los ajustes y correcciones necesarios. Tratar de arreglar tus lentes con las herramientas o fuerza incorrectas puede empeorar el estado de tus lentes